Sign in / Join

Dookie - Vigésimo Aniversario

Portada

Dookie fue uno de ésos cds que compré en algún momento de 1994 (en la hermosa caja verde...), contagiado por supuesto por la popularidad de varios de sus temas y videos que crecía incesablemente con los días, y también por su sonido particular que a los 12 años me parecía una absoluta novedad. Recuerdo muy bien estar en un recreo con muchos de mis compañeros de colegio (en plena llegada a la adolescencia) encerrados en un salón durante un recreo cantando Basket Case (videazo!) enloquecidos. También recuerdo algunos integrantes de la banda de guerra (mayores) discutir sobre When I Come Around (video) y sostener con las manos algunos tambores y platillos simulando una batería para que el más hábil en la percusión imitara algunas partes del tema.

No estoy seguro de la cronología pero un par de años después (cuando me puse más pesado), lo vendí y no me volví a involucrar con Green Day hasta mucho tiempo después, tal vez, hasta recién entrado a la universidad cuando toque en vivo She un par de veces (una de ellas en el auditorio Macondo) con una banda de punk rock que integré junto algunos compañeros de la misma generación. Finalmente, después de haber conocido tantas cosas nuevas, el American Idiot (2004) logró emocionarme como cuando fui niño. Allí volví a Green Day y al escucharlos en forma con un oído más maduro puedo decir que en su simpleza e inofensividad dentro del punk, efectivamente Dookie continúa siendo un gran álbum. Éso si, la caja verde (jewel case) ya no se consigue.

Grenn Day 1995

Dice la repetida conclusión que Dookie fue uno de los responsables de haber ampliado las fronteras entre el underground del que venía Green Day y el mainstream al que pertenecen desde entonces, exponiendo de paso una tercera generación de punk (gringo) al mundo. No obstante lo anterior, si bien no es muy complicado que el punk melódico y amigable por el que se caracterizan se deje gustar por el oyente, muchas bandas lo han intentado sin haber logrado ése nivel, lo que quiere decir que aunque efectivamente se matricularon con una fórmula ganadora en términos comerciales es claro que tienen talento.

Lo digo porque Green Day es escuela de rock. En el típico ritmo binario (4/4) fundamental del género, el bajo y la batería se mantienen en el límite de limpieza, velocidad y complejidad perfecto, donde, siempre jugando con las posibilidades del estilo, nunca abusan del recurso y son fácilmente identificables el uno del otro. Mientras, sostienen la poco destacada guitarra (pero con la distorsión adecuada) y la voz ganadora de Armstrong que canta efectivas melodías. Otros ejemplos de esto son las excelentes Longview (video), Welcome To ParadiseSassafras RootsIn The End y el cierre con F.O.D. Seguramente el productor del álbum Rob Cavallo (multi-instrumentalista y presidente de Warner Bros. Records desde 2010, con quien trabajaron desde entonces) tiene mucho que ver con este balance sonoro que les valió tanto éxito por tanto tiempo, pero hay mucho crédito para la banda pues de una u otra forma, solo era cuestión de tiempo para que lo lograran como lo lograron con Dookie.

Feliz aniversario!

 

2 comments

Leave a reply