Sign in / Join

Refused - Freedom

Refused - Freedom8.5
El álbum nos muestra un Refused adulto, con un bagaje musical mucho más amplio y creativamente lleno de ideas. De hecho, si no fuera por sus letras increíblemente contestarias, no lo consideraría ni siquiera un álbum de punk. Pero esto no es malo, es un álbum de Rock, de aquel que no teme decir las cosas, pero que también se puede tararear. El Rock que deberíamos estar oyendo en el 2015.
8.5

Después de 17 años de The Shape Of Punk To Come, un álbum que ha sido tildado como uno de los más influyentes de todos los tiempos y que abrió el espectro de posibilidades de lo que el punk, el hardcore y el rock en general podía atreverse a hacer, Refused regresa con Freedom, su más reciente trabajo.

Diez cortes completan un brillante álbum de 43 minutos y 4 segundos de duración que están completamente llenos de energía, de letras brillantes e inconformes, y un sonido arriesgado que sorprenderá incluso a los más fanáticos.

El álbum empieza con Elektra, tal vez el track más parecido al Refused de 1998. Un violento riff de guitarra nos anuncia que la banda de hardcore ha vuelto con la misma potencia de siempre, que esos 17 años sólo han servido para alimentar las llamas del descontento. 'Nothing has changed' nos repiten una y otra vez la familiar voz de Dennis Lyxzén, como si fuera un guiño a todos los que esperamos tanto tiempo por un nuevo trabajo de la banda, y una voz disidente frente a los eventos actuales.

Old Friends/ New War es el nombre del segundo corte, e inmediatamente Refused empieza a mostrarnos que no nos van a complacer. Acordes de una guitarra acústica van acompañados de los gritos del vocalista y progresivamente el tema se convierte en una extraña mezcla entre una canción de pop y algo salido de un álbum de Fugazi.

Dawkins Christ es una de mis favoritas del álbum. Una ominosa canción de cuna lentamente es infectada por una guitarra eléctrica hasta explotar en una canción de hardcore que no puedo esperar a oír en vivo. ‘The thought of love triggers lonely hearts’ dice el primer verso de una canción que se va lanza en ristre contra todos aquellos que han construido algún tipo de culto religioso con alguien a la cabeza. Incluso los ateos. Refused no han olvidado que son una banda de hardcore avant-garde, y por esta misma línea también está 366, tal vez la canción más pesada del álbum la cual nos recuerda las tragedias que el capitalismo ha traído consigo.

Luego sigue Fraçafrique, el segundo sencillo del álbum y el más polémico de todos debido a que no se parece nada a lo que Refused “debería” sonar. Sin embargo, a mi modo de ver, es precisamente allí donde está la genialidad del tema. Un coro de porristas que habla acerca de la relación de Francia con sus colonias africanas. Claramente se siente la influencia de Shellback, el productor del álbum, quien antes trabajó con artistas de pop de la talla de Pink y Taylor Swift. Por esta línea están también otros cortes cómo War On the Palaces, que incorpora trompetas a un riff de guitarra tipo AC/DC o la genial y funkerísima Servants Of Death, que fácilmente podría terminar en la pista de baile más cercana a usted.

En resumen, el álbum nos muestra un Refused adulto, con un bagaje musical mucho más amplio y creativamente lleno de ideas. De hecho, si no fuera por sus letras increíblemente contestatarias, no lo consideraría ni siquiera un álbum de punk. Pero esto no es malo, es un álbum de Rock, de aquel que no teme decir las cosas, pero que también se puede tararear. El Rock que deberíamos estar oyendo en el 2015.

1 comment

Leave a reply