Sign in / Join

Ballbreaker - Vigésimo Aniversario

Cover

Era diciembre de 1995 o enero de 1996 y me encontraba en Isla Margarita (Venezuela) disfrutando de unas vacaciones familiares en un gran ambiente. A eso de las 6 de la tarde, después de una larga jornada de playa, estaba viendo cds en una tienda de música antes de ir a cenar y el Ballbreaker captaba toda mi atención. Aunque no sabía que eran australianos y apenas había desvirtuado la inicial e inocente idea de que tal vez se AC/DC se tratara de música extrema o satánica a través del video de Hard As A Rock (terrible, por cierto), sus irresistibles riffs ligeros en distorsión y el demoledor beat mecánico de la batería me bastaron para "echarme al agua" y gastarme parte del dinero disponible para ésos días en este ítem. Años pasaron antes de tener una idea clara sobre este icóno del rock, pero con el Ballbreaker como guía todo funcionó bien y desde entonces es mi álbum consentido de la banda, seguro por ése recuerdo de adolescencia a finales del siglo XX, pero también por su particular sonido.

Como sabrán AC/DC es lo menos sofisticado del mundo. Es una banda arquetípica del género en parte por su consagrada fórmula, además de haberla reforzado por décadas con cada trabajo y cada show. Entonces no hay lugar para mucho detalle. Sin embargo, el tema con el Ballbreaker es que fue producido por Rick Rubin y esto, para bien o para mal, hace una diferencia interesante entre los demás discos de la banda. Después de cientos de veces de haber visto el nombre de este tocayo impreso en la contraportada (y en otras como la del entonces recién salido del horno One Hot Minute) entendí que no era una coincidencia que se tratara de discazos. No. Era Rick Rubin obteniendo el mejor sonido posible de los pesos pesados de la industria musical, para dejarlo registrado en obras memorables. No obstante, cuando comparé mi idea del disco con otras opiniones resultó que para muchos no es tan importante, e inclusive puede haber sido un desacierto trabajar con ése productor.

Independiente de las opiniones encontradas, esto es lo que he concluido tras 20 años de escucharlo en su integridad: El disco es sónicamente impecable. Desde el inicio con Hard As A Rock ya siento una satisfacción de que se hayan cohesionado perfectamente los instrumentos y los amplificadores, los micrófonos y los niveles, el espacio y la interpretación. Puede sonar como una sensación de pulcritud extraña para el rock y para AC/DC, pero aquí es fabulosa y directamente proporcional al volumen. También resalto el controlado tempo del disco, la mezcla, el sonido de los riffs y los leads en la guitarra, la batería con sus básicas combinaciones de crash (platillo) y bombo, o crash y snare (redoblante). Perfecto. Aunque todo el disco es prueba de la misma maestría, para ilustrar el caso basta escoger unos temas, para lo cual sugiero mis favoritas indiscutidas Burnin´Alive Hail Caesar, el otro sencillo,  Cover You In Oil, y el remate con Caught With Your Pants Down, Whiskey On The Rocks y BallbreakerY de ser solo una, sería Hail Caesar!

Entonces, aún si haber concebido este disco perfectamente desde la producción no tuvo los resultados esperados, esto no le quita el mérito de ser un punto alto en la discografía de la banda con el que respondieron a la altura de una época crucial para el género. Muy recomendado.

Feliz aniversario!

Leave a reply