Sign in / Join

Adrenaline - Vigésimo Aniversario

Oh Adrenaline

Por: Daniel Galeano

A mediados de los noventa mi colección de música era una mezcla extraña de artistas que navegaban sobre dos mares muy diferentes. Por un lado (mencionando las dos más influyentes) Guns N´Roses, con un catálogo de canciones impactantes, solos de guitarra extensos y sonidos elaborados, y por el otro, el novedoso grunge de Nirvana me bombardeaba por todos los flancos. Pragmatismo musical sin mucha pretensión, con la finura suficiente para no rayar con el punk de los 70’s, pero con los pantalones bien puestos para echar de la fiesta al asfixiante glam ochentero (Cinderella, Skid Row, Warrant!!) que desde mediados de esa década estaba acabando con la verdadera intención del rock.

En esos tiempos las novedades eran difíciles de conseguir. Existían pocas tiendas de música (como Antífona) que satisficieran a la nueva generación de rockers esa necesidad de esquivar el letargo del heavy y abrirle las puertas al nuevo metal, escena que crecía poderosamente en ciudades como Los Angeles, Seattle, Sacramento, entre otras. En esa búsqueda de nuevos artistas con sonidos frescos y más potentes, un gran amigo (Santiago “El Mono” González) me dio la ruta, la luz, el camino, la llave a uno de los álbumes que cambiaron mi vida como músico y como fanático asiduo del buen rock. Rock del bueno.

Deftones y su primer LP Adrenaline fue una patada voladora en la cara al mejor estilo Chuck Norris. Me cimbroneó el cerebro y puso los puntos sobre las íes en la escena metalera Californiana. En su vigésimo aniversario, Es Una Trampa me ha invitado a rendir un breve tributo a ésa banda que sin duda se ubica en mi top cinco de bandas favoritas de todos los tiempos, y lo hago con gusto pues estoy convencido que entre todas las alucinantes producciones que vieron la luz durante esa órbita solar, el Adrenaline ocupa un lugar especial entre muchos de nuestros escalafones personales.

Deftones 95

Yo siempre he pensado que la calidad de una banda es proporcional a su baterista y el alucinante Abe Cunningham terminó de fundir esa idea en mi cabeza, con su sofisticado estilo que para la época rompía muchos esquemas rítmicos usuales. Debo hacer justicia pues el sonido del Adrenaline se consolidó no sólo por la impecable técnica de Cunningham, sino también por la unión de ingredientes únicos como las guitarras opacas y nutridas del señor Stephen Carpenter (genio de las rítmicas), ligadas con el potente y sólido sonido de su primer bajista Chi Cheng, y finalmente, el magnífico toque de melodía y poder que solo el gran Camilo Wong Moreno podía encajar en un trabajo que infunde respeto por el talento de sus integrantes.

Bored (video), la primera canción de Deftones que escuché en mi vida, muestra de entrada lo que se puede esperar del disco. La introducción genera suficiente tensión para hacer pensar que el próximo compás vendrá con una explosión de energía desmedida. Sin embargo, debido a su duración exacta y bien pensada, no decepciona al oyente exigente: un estruendo sorpresivo lo anima a mover la cabeza siguiendo el tempo del corte y a continuar disfrutando de esa descarga súbita de música. El álbum contiene muchísimos elementos similares. No hay solos de guitarra (diría que ninguna canción de Deftones los tiene), la batería es exigente y de una calidad sonora impresionante, multiplicando y dividiendo las notas, alternando los compases, además de incluir figuras del reggeae como los down beats en el hi-hat que crean esas pequeñas y deliciosas pausas en los ritmos del hábil Abe. Por su parte, Chi impone carácter al álbum con sus bajos gordos, compactos y muy precisos, siguiendo con juicio las rítmicas oscuras de Carpenter que con su sonido misterioso hacen que las melodías suenen enormes y apropiadas para que Moreno desarrolle su poder vocal usando su Shure SM58 que de forma implacable se convertiría en su firma para presentaciones y posteriores discos.

El álbum fue grabado en Bad Animals Studio en Seattle, Washington, donde artistas de la talla de B.B King, Nirvana, Soundgarden y Pearl Jam registraron sus obras maestras. La producción estuvo a cargo del gran Terry Date, bien conocido por ser el artista detrás de las consolas de fenómenos como Slipknot, White Zombie y nada más ni nada menos que la legendaria Pantera. Detalles que también enriquecieron este grandioso debut. Para julio de 1999 el álbum se certifica como disco de oro con más de 500,000 unidades vendidas y posteriormente, el 23 de septiembre de 2008, se convierte en disco platino con más de 1,000,000 de copias reventando nuestros sistemas de sonido, un argumento lo suficientemente poderoso para convertirse en un seguidor de semejante monstruo del metal alternativo de los 90.

Siento que el Adrenaline cambió mi forma de entender mucha música que he venido escuchando durante mi vida. Todas las bandas tienen momentos de lucidez plena y esto es un ejemplo de ello. Creo que las 11 canciones seleccionadas para construir el álbum son verdaderas, con una madurez musical muy respetable para la edad de los músicos en ese momento. Un disco pasa a ser legendario cuando su legado arrastra a miles de seguidores a construir nuevos sonidos, nuevos géneros, nueva música en su nombre y tal hazaña es sin duda, satisfactoria en nombre de Deftones, en nombre del Adrenaline.

Feliz aniversario!

2 comments

Leave a reply