Sign in / Join

Tragic Kingdom - Vigésimo Aniversario

Cover

Si hubo algo que sonó incesantemente a partir de 1995 fue No Doubt. Por años me resistí a creer que me gustaba pero con tantos éxitos sonando en los medios y en los sistemas de sonido de conocidos, el germen de la banda se plantó e incubó en mi hasta que sentí la necesidad de tener el Tragic Kingdom en mis manos y sentarme a escucharlo. Esto fue alrededor de 2001, justo cuando empezó la campaña de promoción de su Rock Steady, cuya producción (pionera?) basada en las nuevas tendencias jamaiquinas en la música popular (entre ésas el dance-hall-mega-producido del que les hablé en el aniversario del Welcome To Jamrock de Damian Marley) me hizo sucumbir ante la sabrosa propuesta de los No Doubt. Pero bueno, ya llegará el momento de reflexionar sobre el genial Rock Steady, pues en este momento lo que nos ocupa es el Tragic Kingdom, sin duda uno de los grandes jugadores del 95 y de los noventa.

Como recordarán, para ésa época la mayoría de música era interpretada por bandas alineadas con bajo, guitarra, batería y voz. Bajo ése concepto se agruparon miles de artistas antes que llegara el nuevo milenio con sus juguetes electrónicos caseros. Pero además de banda rock, No Doubt eran exponentes de estilos de ska-reggae de la escuela jamaiquina e inglesa (por ejemplo en su apertura con Spiderwebs), la cual fue acogida especialmente en la escena de la tercera ola del punk americana que justo en 1994 había explotado comercialmente exponiéndose así al mundo entero. Esto les permitió jugar en múltiples escenarios.

Además de ése estilo musical, falta reconocer el elemento más fuerte de esta banda que es Gwen Stefani, una de las chicas más espectaculares que saliera de las escenas rock de la época. Con Gwen se le agregaba a la receta un irresistible componente pop que sumado a lo anterior tendría un alcance insospechado. Esto es evidente en el hit single Don´t Speak, uno de los favoritos indiscutidos de las masas que evidencia la perfección vocal de esta mujer y del nivel de composición y versatilidad del equipo.

No Doubt 1995

(Tom, Tony, Gwen, Adrian y el entonces integrante Eric. El teclado insinúa apenas uno de los instrumentos adicionales en la banda)

Repasando entre otros su extensa lista de siete sencillos, podemos sentir el punk en temas como Excuse Mr., que también deja un pequeño espacio para los cobres. Por parte, hay una importante dosis de new wave (influencia importante de la banda) en la excelente Just A Girl, donde el teclado (a cargo de Eric Stefani, el hermano mayor de Gwen), sirve este propósito. Ahora, claro que el teclado es clave en primera medida para el clásico groove ska que aparece con frecuencia durante el disco como en los versos de Sixteen que me encanta, en los de World Go Round que me gusta aún más, y en mi favorita Sunday Morning. ¡Qué canción tan brava!

Por cierto, hasta aquí tenemos 5 videoclips para el álbum (dos de ellos dirigidos por Sophie Muller), alcanzando el volumen de Radiohead en The Bends y de Björk en Post. Oído también a la funkerita y virtuosa Different People. Ahora que vuelvo a escuchar The Climb confirmo que no es de mis predilectas pero tiene un trabajo musical importante, con arreglos de voces tremendos y un sonido general de gran orquesta. You Can Do It es un bicho raro que muestra un poco de todo pero tendría que resumirlo en pop. Me recuerda entre otras cosas a Duran Duran, supongo por aquella influencia new wave que mencionaba. Y bueno, tampoco se puede excluir a la extraña Tragic Kingdom que cierra resaltando las particulares características de este trabajo. Están muy invitados a revisar esta obra que sigue finísima después de veinte años. Seguro descubrirán cosas que habían pasado por alto y seguro les contagiará su buena onda.

Feliz aniversario!

Leave a reply