Sign in / Join

Alice In Chains - Vigésimo Aniversario

Portada

Estaba por terminar 1995 pero faltaba una gran bomba por estallar: Alice In Chains (el álbum). Si bien llega en pleno boom comercial del rock alternativo y posiblemente se trate de su mejor trabajo musicalmente hablando, éste, su tercer larga duración, no le reclamó a su hermano mayor Dirt (1992) el título de punto de referencia de Alice In Chains (la banda). Esto recuerda que paralela a la evolución de su música, iba la de su característica oscuridad. Creo que esto explica la intimidad que mantiene este disco frente al mundo desde entonces, aún cuando estuvo expuesto a millones de ojos y oídos.

Seguro en el momento no era tan evidente porque todavía estaba involucrado tiempo completo en su oficio como cantante, pero el problema de adicción de Layne Staley origina en buena medida la emoción que te hace mantener cierta distancia con este disco. Todavía faltaban varios años para que su decadente viaje de espíritu terminara, pero este fue su último gran trabajo discográfico. Comparándolo con sus aportes vocales anteriores se puede notar que si bien su voz continúa siendo hermosa, ha perdido parte importante del impulso vital que la anima. De ahí el tono fantasmal de sus notas sostenidas que parecieran vibrar en el purgatorio. Pero bueno, por más triste que suene todo esto, estos son precisamente los elementos genuinos que hacen del rock lo que es.

Sludge Factory tiene una buena dosis de esas voces atormentadas. Esta es la primera joya escondida de este disco, un magnífico jam de 7 minutos que muestra todas las virtudes sonoras de Alice In Chains, su cohesión como grupo, y el groove empantanado frecuente en su música.

La banda 1996

Foto del disco Unplugged de 1996: Mike Inez (2º bajista) a la izquierda, Sean Kinney arriba, Jerry Cantrell a la derecha y Layne abajo.

La llegada de este nuevo trabajo se anunció con Grind (video), apertura que revela exquisiteces como el insuperable trabajo en guitarra, que construye un peculiar bloque heavy a partir del riff y lead principales, sobre aquel ritmo que mencionaba acentuado con el extraño platillazo sincopado de la batería. En esta oportunidad Cantrell lidera las voces y Staley lo apoya con gruñidos guturales poco comunes en él. Fueron excelentes noticias: un Alice In Chains con ideas frescas y en plena forma. Paso seguido, con Brush Away se exploran más detalles de guitarra, pero más importante, se escucha a Staley asumiendo nuevamente lo vocal como dios manda.

Por su parte, aunque extenso como la mayoría en este disco, Heaven Beside You (video) muestra un lado muy accesible de la banda y la genialidad de Jerry Cantrell quien alterna entre guitarra acústica y eléctrica para ir de lo delicado a lo agresivo con impecabilidad. Le sigue Head Creeps, la única compuesta exclusivamente por Staley que parece una versión oscura de W.M.A. de Pearl Jam. (Que grato escuchar temas liderados por la percusión). En Again (video) vuelven a patear traseros duro. Me encanta como empatan ese voltaje con la tranquila Shame In You (oído a su agradable cierre). A continuación viene una buena dosis rock con God Am (y su fuerte letra), So Close (rápido y corto) y Nothin´Song, grunge delicioso.

Y como si fuera poco, así llega mi momento favorito del álbum, sus 15 minutos finales. Ocho por cuenta de la hipnótica y triste Frogs con su lento arpegio y perfecta batería que me han hecho adicto a ella, y siete de la profética Over Now, con Cantrell en el mando y volándose en otro espectacular solo una vez más. De lo mejor que he escuchado. Hay tanta calidad, detalles y emoción en esta hora de música que siempre ocupará un espacio entre mis discos de culto.

Feliz aniversario!

El Unplugged es acongojante. Muy recomendado.

Aquí el deterioro de Staley da lástima pero es de los pocos videos en vivo de la época que se encuentran.