Sign in / Join

Station To Station - Cuadragésimo Aniversario

Station-To-Station

Por: Mauricio Guerrero

De Estación Soulman a Estación White Duke…. Un viaje irrepetible.

No hacía mucho que Bowie había matado al legendario Ziggy Stardust (3 de julio de 1973), impulsado por su inagotable deseo de migrar y mutar hacia nuevas facetas, y también por su carácter que él mismo definía como un kit de Lego, por que nunca existió un Bowie definitivo.

Era una época de cambios drásticos y Bowie estaba inmerso en la música soul que estaba de moda en las discotecas estadounidenses. Asumiendo un reto a su manera, hizo su propia versión de este género. Se convirtió en Soulman. Viajó a Harlem, New York, específicamente al Apollo, reunió a todos los músicos tras bastidores, talentosos revolucionarios que lo miraban como a un hombre venido de otra galaxia, un blanco translúcido de 45 kilos con cabello naranja y la voz de un ángel. Allí conocería a Carlos Alomar, genio de la guitarra junto a quien construye su camino en los Estados Unidos con temas como Fame y Right, con la colaboración de una de las grandes voces del soul Luther Vandross, y su manera única de construir canciones por fases lo lanzarían al estrellato en América además de ganar el respeto entre los mas grandes músicos de ambos continentes.

Al terminar Young Americans Bowie se encuentra a si mismo en una ciudad surreal. Soulman se siente atrapado en una Los Angeles que vivía años dorados (Golden Years) en el arte y la música, época que paradójicamente le despierta una sensación de cambio, de no pertenencia. Tal vez esta corriente llena de cocaína, música disco, autodestrucción y sensaciones artificiales lo llevaron a moverse y viajar a su próxima estación: Station to Station.

Le chanteur David BOWIE sur scène pendant sa tournée mondiale Isolar. Portrait en gros plan de David BOWIE cheveux gominés, un pouce sous le menton, une cigarette à la main dont s'échappe une volute de fumée

Según el mismo Bowie, sonidos de Europa vuelven a su alma. Su mayor influencia para el álbum Station to Station provino del seminal cuarteto alemán Kraftwerk, que tal cono su nombre honra, genera una descarga eléctrica en Bowie para cambiar su estilo y aplicar ese sentimiento de aletoriedad a sus nuevas creaciones, manteniendo notas de guitarra por minutos, una nueva textura dura y pesada que lo llevaron de regreso a sus raíces.

No era de sorprender que Bowie quisiera salir de Los Angeles, al final la detestaba y debía escapar de esa situación, de esa sociedad extraña en la cual estuvo al borde de una sobredosis o como el mismo decía: “Estuve en un carro sin control, a punto de caer al precipicio. Hubo momentos en los que me resigné a aceptar que caería, que no podía parar!"

“El retorno del Delgado Duque Blanco” no es más que el regreso de Bowie a la tierra que lo vio nacer, después de un viaje alucinante a través del soul y el consumismo americano. Un regreso triunfal que retumba como cánones en plena guerra y que dicen “aquí estoy lanzando dardos a los ojos de los enamorados,  real, sin efectos colaterales de cocaína, solo mi voz y un sonido."

Feliz aniversario!

2 comments

Leave a reply