Sign in / Join

Filth Pig - Vigésimo Aniversario

Filth-Pig

Filth Pig es el disco de Ministry más detestado por la crítica y entiendo sus razones. Supongo que ante el abrumador auge del metal industrial del momento, en el cual el Psalm 69: The Way to Succeed & the Way to Suck Eggs (1992) fue particularmente exitoso, todos esperaban una continuación con parámetros y méritos similares y no fue así. Por mi afinidad con el sonido de los años noventa no tuve problema para disfrutar la atmósfera densa y oscura del Filth Pig, aunque se tratara de una aproximación diferente a lo que Ministry venía trabajando. Dos décadas después me resulta claro que ese cambio obedeció a la alternativización del metal, y que dependiendo del gusto, el cambio pudo haber sido positivo.

Como en los años ochenta el metal fue liderado por vertientes particularmente rápidas como el glorioso trash, lo que Ministry adoptó a su forma electrónica fue ésa versión disponible del género. Esto duró hasta inicios de los años noventa donde surgió el mencionado Psalm 69. Sin embargo, para 1995 el metal había sufrido bastantes transformaciones, y entonces pasaron a primer plano nuevos estilos que entre otras cosas, eran mucho más lentos. Para ilustrar con un par de ejemplos de bandas influyentes en ése sentido, pensemos en Melvins y en Kyuss, metaleros enfocados en la escuela Sabbath de la que derivaron el sludge y el stoner correspondientemente, en la que la velocidad no es característica. Esta situación trazó el camino que Ministry tomó en Filth Pig.

Ministry 1996

Parte de ésa nueva influencia se siente de inmediato con el psicodélico-sin-dejar-de-ser-rudo arte del disco, pero claro, sobre todo en la música. Aquí los ritmos tienen un sentido más funk que metal. Desde el riff de apertura en la extraña Reload (video), pasando por el sincopado golpe de hit-hat en la hipnótica Lava, hasta el relajado beat de Useless se siente esta onda. Dicho sea de paso, en ésos tres temas el ritmo está a cargo de William "Bill" Rieflin, aplicado baterista y amplio colaborador en la materia para Ministry y la escena del metal industrial. Por su parte, individualmente resalto de entre estos 55 minutos de música, el tema que da nombre al álbum, así como la tripleta Dead Guy (rock), Game Show (mi favorita), y The Fall (la más industrial) por el cohesionado sonido de banda que tienen, además de la emoción que generan. También llama la atención Lay Lady Lay (video) (original de Bob Dylan) la cual lograron empatar entre el concepto y sonido de este trabajo.

Así las cosas, es posible que en el cambio hayan perdido algo de efectividad como hasta el momento se había entendido, pero además de recordarme mucho lo bueno de la época, me parece que el sonido del Filth Pig es relevante. Relevante como si se tratara de los padres del metal industrial acomodándose a una nueva década.

Feliz aniversario!

Leave a reply