Sign in / Join

Roots - Vigésimo Aniversario

Roots

(Portada por Michael Whelan, su cuarta para Sepultura)

Habían trascurrido un par de años en los que una nueva generación de metaleros (en especial Korn, Deftones y los próximos-a-debutar-con-álbum Limp Bizkit) se establecían con nuevas tendencias, inspirados especialmente en propuestas alternativas contemporáneas. Por su parte, Sepultura llevaba diez años saliendo desde los abismos más profundos del death y del thrash, abriéndose paso desde Latinoamérica para conquistar el mundo. Como la música pesada era tan común en ése momento, solo era cuestión de tiempo para que coincidieran.

Aunque la escena del nuevo metal apenas se estrenaba, ya contaba con líder y cuartel principal: Ross Robinson y el estudio Indigo Ranch en California, títulos obtenidos después del álbum Korn, indiscutida genialidad alternativa cuyo impacto comercial dio impulso a esta fórmula por cinco años más. Así pues, Roadruner Records hace una apuesta inteligente y empareja a Sepultura, su artista más fuerte, con Robinson, el productor de metal del momento. Esto suena aún más lógico si recordamos que ellos venían de anotar su mejor punto con el Chaos A.D., en donde añadieron a la receta elementos folclóricos, industriales y un sazón muy hardcore. Seguro una banda versátil como esta sería compatible con el nuevo ambiente, y así fue como se concibió el quinto y último álbum con la alineación original de Sepultura.

Todo empezó con Roots Bloody Roots, primer corte, sencillo y videoclip (estrenado dos días antes que el disco) en el que se evidencia la consolidación de Sepultura como concepto y no como exponente de un género, lo cual venían desarrollando desde siempre pero que empezó a hacerse evidente en Arise (1991). Esto, a través de diferentes elementos: Brasil como eje central; el último paso en la ralentización del tempo; así como la imagen fresca de un metal que ya no estaba relacionado exclusivamente con lo negro, lo frío y lo oscuro. Así las cosas, visualmente usaron el choque de razas tras la colonización de América (capoeira, barcos, costa, símbolos religiosos, y tambores por doquier), y como imagen propia les vemos a pleno sol, en bermudas, ropa deportiva y mucho color. Por ejemplo, Max Cavalera luce dreads, pelo parcialmente teñido de rojo y camiseta de Deftones, mientras que su hermano menor Igor aparece con el pelo muy corto por primera vez en la historia de la banda, tal como lo haría Metallica pocos meses después.

Sepultura 1996

(Igor, Andreas, Paulo y Max en la época, una de las mejores bandas de metal de la historia)

Sónicamente, hay una influencia evidente de las bajas y graves afinaciones de cuerdas en Korn, donde se tocan los sencillos pero efectivos riffs que armonizan de maravilla con la profunda y fuerte voz de MaxAttitude (video), el segundo corte y sencillo, muestra este mismo patrón, solo que con berimbau al inicio y unos graves coros. En Ratamahatta (video), cantado en portugués junto al colega Carlinhos Brown, la percusión pasa a un primer plano con ayuda del entonces baterista de Korn, David Silveria, haciendo explícito el sabor tribal del disco, además de revelar la otra parte de la influencia en sonido que está en la batería, particularmente en el snare drum (redoblante) y en el china (platillo), componentes definitivos del nu metal.

Breed Apart continúa el camino percutivo desde el comienzo, realzando la labor de Igor Cavalera en ése instrumento, quien además de su contundente punch, tiene mucho control en este disco, enfocándose en el nuevo ritmo, usando rellenos en los toms en breves dosis y dejando el doble bombo solo para momentos muy específicos. Así conjugaron el groove metal con el que estaban asociados en la era Chaos A.D., con el nu (metal) del momento de manera impecable.

En la mitad del disco está Lookaway, una de las mejores sorpresas del disco, en la que participan Jonathan Davis de Korn y Mike Patton de Faith No More en voces, y DJ Lethal en tornamesas (hace 20 años aplicaba la connotación clásica de DJ). Se trata de un experimento noise, muy vocal, que surge de la convivencia en Indigo Ranch y muestra el alcance del poder del Roots a otro nivel.

Straighthate es una de mis favoritas. Lenta y demoledora. Además de acotar la clásica frase de Max:

"WHAT GOES AROUND - COMES AROUND"

Spit parece más veloz. Apenas, levemente. Gran tema. "LIVE YOUR LIFE - LIVE ME ALONE!!!". Por su parte, creo que Dusted es una buena exponente del álbum, con pequeñas dosis de las características mencionadas así como un toque del Sepultura clásico. Born Stubborn es brutal. Además, en su último minuto se mezclan el usual ruido de guitarra con los coros rítmicos de la tribu Xavante a la que Sepultura visitó durante la grabación del disco y que hace parte integral de su concepto. "SEPULTURA IN OUR HEARTS - CANT´T TAKE AWAY - THESE ROOTS WILL ALWAYS REMAIN". En seguida viene Jasco, un episodio acústico muy especial a cargo de Andreas Kisser, basado en un animado arpegio con una parte dramática que recuerda a la inmortal Kaiowas, que a su vez es la introducción al tema que da nombre al álbum Itsári (que significa raíces en lenguaje Xavante), jam entre la banda y la tribu grabado en vivo el 5 de noviembre de 1995 en la Aldeia Pimentel Barbosa, en el Estado de Mato Grosso, Brasil, corazón de Suramérica. Realmente increíble.

Luego retoman con la agresiva Ambush, mi otra favorita que invita a resistir la depredación de la selva amazónica, con un intermedio instrumental muy bien hecho construido a base de percusión artesanal del Brasil cortesía de Carlinhos Brown, que se usa a lo largo del álbum enriqueciéndolo.

"WHEN YOU GO DOWN - YOU GO DOWN FIGHTING!!!"

Finalmente viene Endagered Species, una de las más particulares, y el remate es con la única canción realmente rápida, denunciando el golpe de estado de 1964 en su país, muy en el estilo del Chaos A.D., con la hardcorera Dictatorshit. Sin listar, hay un track número 16 de trece minutos denominado Canyon Jam, que revela parte del material grabado en la selva con los Xavantes, de donde sale el sonido ambiente que suena en los primeros segundos del disco, así como sonidos naturales y metálicos desconocidos. Un bonus especial para el cierre.

Mil novecientos noventa y seis fue un año definitivo para el metal alternativo y el Roots de Sepultura es la primera razón de peso. Al haberse encontrado con el nuevo metal estando en su pico creativo, la legendaria banda brasileña dio un sentido especial al sonido de la época y dejaron como resultado otra obra fenómeno dentro del género, y uno de mis discos predilectos de toda la vida.

Feliz aniversario!

4 comments

Leave a reply