Sign in / Join

The Process - Vigésimo Aniversario

The Process

Para 1996 la banda industrial canadiense Skinny Puppy llevaba aproximadamente doce años en funcionamiento, había planteado con lujo de detalles su propuesta audiovisual, y había probado nuevos detalles satisfactoriamente en sus últimos trabajos, por ejemplo, riffs de guitarra eléctrica en el álbum Rabies de 1989 (fruto de su amistad con Ministry), así como el lado más oscuro de su producción en el fantástico Last Rights de 1992.

Luego de un receso de cuatro años, tensiones al interior de la banda y dificultades durante el proceso de grabación (algo sin precedentes en su historia), finalmente se lanza su décimo álbum de estudio The Process, un literal matricidio ya que el tecladista y maestro en uso de samples Dwayne Rudolph Goettel murió por sobredosis de heroína en agosto de 1995, mientras que los tocayos fundadores cEvin Key y Nivek Ogre partieron por caminos distintos irreconciliados, siendo el fin de Skinny Puppy por ocho años. Además, todo esto estuvo enmarcado por un contrato con la disquera (de Rick Rubin) American Recordings, quienes estaban apostando a explotar los exitosos sonidos del metal industrial del momento, mientras que los Skinny, que ya gozaban de bastante reputación y ego, estaban apuntando a lograr algo especial antes que comercial. (Al respecto, algo puede escucharse en esta entrevista de precaria calidad con cEvin Key).

Al menos, el altísimo costo de este disco rindió buenos frutos pues The Process, que originalmente se había imaginado inicialmente como un álbum conceptual acerca el culto de psicoterapia The Process Church of The Final Judgment, es una obra maestra. Aunque al salirse de la fórmula establecida sacrifican en parte lo que la crítica reconoce como la solidez de un artista, este disco atrapa y golpea tan fuerte como los más finos dentro del género. Lleno de electrónica y guitarras (eléctricas y acústicas) como nunca antes, sumados a sus tormentosos discursos y volados samples de siempre, así como la excelente dinámica generada al moverse entre momentos de calma y picos de volumen, aquí se percibe una evolución, pues le dieron a su atmósfera y espíritu característicos una efectividad envidiable. Con este disco reiteraron su estatus de pioneros y reclaman el de innovadores en la era de lo alternativo antes de abandonar. Mis respetos. Los invito a dejarse atrapar por la introducción Jahya, o por el tema que le da nombre al disco:

"body like mindedness
ageless souls
striving for individual matters
toward collective goals
a guiltless state of self awareness
the process is you
the process is yours"

Como no había banda cuando este disco fue estrenado, no hay videos de Skinny Puppy en vivo en 1996. Sin embargo, aquí les dejo lo que parecen ser tres videoclips oficiales de tres de sus temas más fuertes. Feliz aniversario!

Leave a reply