Sign in / Join

Youth - Décimo Aniversario

Youth

En una época en la que los géneros de la música popular jamaiquina (dancehall, dub, rocksteady, etc.) estaban sirviendo como insumo para varios de los productos musicales más importantes de la historia reciente, apareció en esa escena el judío-americano Matthew Paul Miller, pero cantando principalmente sobre música hecha por su banda en vez de la usual base electrónica creada por DJs (a propósito ver Welcome To Jamrock - Décimo Aniversario). Ésto, aparejado con su explícita vinculación religiosa y mística (judaísmo ortodoxo/jasídico) hizo una propuesta sólida y atractiva para generaciones con predilección por lo clásico, pero también por lo nuevo.

Si bien ya había dado un paso firme en la materia con su bien recibido debut Shake Off The Dust... Arise (2004), el gran punto de quiebre para Matisyahu llega con su segundo disco (de estudio) Youth, en especial por el apabullante éxito del primer sencillo King Without A Crown (video) que le permitió atraer muchísima atención. Ese hit se trataba de una nueva aproximación a uno de sus primeros temas, mostrando que en este trabajo la producción estaría inclinada hacia un sonido alternativo, en vez del de orquesta de reggae que predomina en el debut. Y como señalaba en el primer párrafo, además de su encanto sónico, ese tema tiene una de las letras más bonitas que conozco, así que más allá de lo curioso que resultaba como personaje, sin lugar a dudas el contenido de Matisyahu era de calidad.

Es importante anotar que la elocuencia para rapear sus oraciones y el firme reggae-rock en la mayoría de cortes hacen de Youth una magnífica obra de hip-hop. En los segundos iniciales de Fire Of Heaven/Altar Of Earth el disco anuncia que el tempo será mucho más elevado que en el reggae, y que los instrumentos tendrán un rol importante. Justo después viene la poderosa Youth (video), una de mis favoritas por ser la más rockera de todas. Buenísima. En la acústica What I´m Fighting For el hombre deja las rimas a un lado y se dedica a la melodía de manera emocionante. Ahora, la banda tiene descanso en varios momentos, como en Indestructible, Time Of Your Song que acota la clásica frase "keep my feet on the ground and my head in the clouds", y en la sensacional Jerusalem, una de las más finas del combo.

Otra cosa que me llama la atención de este disco es que pareciera retomar el camino musical que trágicamente Sublime había abandonado diez años atrás (sin lo religioso, claro). Pero episodios como Unique Is My Dove me hacen recordar ese contagioso y pacífico groove que tanto me gusta. Finalmente, oído a los ritmos de batería y al punteo en el cierre con Ancient Lullaby. Gran disco. Muy recomendado.

Feliz aniversario!

Leave a reply