Sign in / Join

XTOЯT • Vigésimo Aniversario

XTOЯT

"All are equal no discrimination, son of a gun, a simple equation, son of a gun, the master of fate, bows to no god, kingdom or state"

KMFDM se las ingenió para fusionar metal con música dance de manera impecable, pero le costó varios intentos lograr obras contundentes. En sus primeros diez álbumes de estudio, lanzados entre 1984 y 1997, muestran una evolución perfecta puesto que cada entrega era cada vez mejor. Ahora, considerando que el Symbols (1997), último de esa racha, está más hacia el lado de la electrónica, mientras que el XTORT es el más metalero, para muchos este noveno y penúltimo capítulo, donde estaban a un paso de lograr la mejor versión de su receta, será la obra definitiva.

Con sus anteriores trabajos ANGST (1993) y NIHIL (1995) ya pasaban de ser una de las curiosidades de Wax Trax! a banda de culto. Como sugerí, con XTORT retoman para llevar todo un paso adelante pues todos sus trucos vienen potenciados. Y además de las características guitarras eléctricas sobre beats electrónicos, que esta vez suenan más agresivas y profundos respectivamente, las canciones se sienten repletas de elementos como nunca antes, pesadas, listas para demoler una pista de baile con mensajes socio-políticos.

Para esto, además de la experiencia y disciplina del líder Sasha Konietzko, los músicos principales de XTORT son su compatriota Günter Schulz en varios instrumentos, Mark Durante en guitarras, y Bill Rieflin en la batería, además de la ayuda de amigos cercanos y otros tantos excelentes músicos, empezando por un pequeño catálogo de magníficas voces femeninas que se escuchan a lo largo del disco (Cheryl WilsonDorona Alberti, Jennifer Ginsberg), volviéndolo irresistible desde el inicio con Power o con bellezas como Rules, e Inane.

Una de las joyas del álbum es Dogma, narrada por Nicole Blackman y musicalmente concebida junto a uno de los tesos de la escena underground alemana del siglo XX, F.M. Einheit, quienes logran con este tema un ruidoso manifiesto que es la pieza más industrial del catálogo de la banda. Oído al exquisito empleo de instrumentos de viento en Craze, y Blame, una de mis favoritas. Ésta última muestra de lo mejor de los coros femeninos en el disco, y la poderosa batería de Rieflin, definitiva también en otros cortes como el metalero Apathy, y Ikons (oído al snare drum). Poderoso cierre con Wrath.

Un disco interesante, sofisticado y único que invita a escucharse a máximo volumen. Feliz aniversario!

Leave a reply