Sign in / Join

REVOLVER • Quincuagésimo Aniversario

Revolver

Por: Santiago García-Herreros

Lanzado el 5 de agosto de 1966, Revolver es el séptimo álbum de estudio de The Beatles. Como todo lo que hacían, el disco fue un éxito rotundo, pasando siete semanas en primer lugar en el Reino Unido y seis en Estados Unidos. Pero este disco es especial pues marca el primer gran cambio en la carrera de la banda: sus integrantes revelan una nueva mentalidad y el inicio su madurez emocional y musical que les permite el afianzamiento hacia la confianza suprema con la que se convirtieron en iconos de la cultura popular.

En su entrega anterior Rubber Soul (1965), los Beatles habían subido los límites de la música pop hasta la estratósfera, cambiando el enfoque de los discos desde los sencillos hacia álbumes enteros de alta calidad. Pero aquí el grupo llevaría esta calidad a otro plano, lo cual se vuelve evidente en términos de estilo y experimentación musical. Sobre el estilo, lo que se empieza a sentir con fuerza es la influencia de las drogas en la música, impulsado por el uso experimental del LSD que Lennon y Harrison realizaban desde la primavera de 1965. Lo anterior introduciría al juego con la psicodelia y el existencialismo, temas que se vuelven fuertes en Revolver y en los discos por venir. En términos de experimentación musical, se nota la confianza y osadía al intentar nuevos métodos y técnicas de grabación en estudio. Revolver es la primera vez que involucran al estudio como un instrumento más en la concepción del álbum, más allá de un simple medio de grabación. Loops, samples, grabaciones invertidas, voces multiplicadas… El estudio y los técnicos de EMI en Abbey Road se convertirían en cómplices de la genialidad del grupo, y por lo demás, generarían nuevos estándares en la industria.

A nivel de contenido, el disco empieza con Taxman, una canción movida en la que Harrison se saca una espina que tenía con el fisco, adentrándose en temas de contenido político. Acto seguido, McCartney nos deleita con Eleanor Rigby: Una pieza escrita para octeto de cuerdas con su acompañamiento vocal. Esta canción representa la maduración musical de Paul que le permitió liderar la banda cada vez más de ahí en adelante, en la medida que día a día Lennon se retraía un poco más a aspectos menos Beatlescos de su existencia. I'm Only Sleeping y Love You To son de mis preferidas del disco. La primera es una canción tranquila con letras sugestivas a otros estados mentales, del sueño y más allá. Una canción relajada para que lo dejen a uno tranquilo (como la misma canción lo pide). Por su parte, Love You To muestra las influencias indias traídas por Harrison de su aprendizaje con el maestro de la cítara Ravi Shankar, y de su experiencia espiritual con el gurú Maharishi Mahesh Yogi.

The Beatles are pictured in an undated photo released by Capitol Records. From left are: George Harrison, Ringo Starr, John Lennon and Paul McCartney. A Nov. 22 retrospective piece in the Vatican newspaper L'Osservatore Romano said the musical compositions of the Beatles were far more creative than the "standardized and stereotyped" pop music of today. (CNS photo/Capitol Records) (Nov. 24, 2008) See VATICAN-BEATLES Nov. 24, 2008.

A mi juicio, Here, There and Everywhere es parte del lastre que los Beatles traen de su periodo más cándido. Una canción que seguro enamoró a más de una quinceañera del baby boom, pero que musicalmente no me parece gran cosa. A continuación, Yellow Submarine presenta una locura juguetona que me fascina. Concebida inicialmente como una inocente canción de niños, rápidamente los Beatles nos transportan a un universo en el que la psicodelia sale a flote. Trompetas disonantes, sonidos de fondo (el mar, un bar, los anuncios, la banda…) y en general la producción; todo se junta para que nos den una probadita de la locura en la que (a los ojos de los adultos) los niños viven.

She Said She Said sencillamente me encanta. Tiene un ritmo un poco extraño, acompañado con una guitarra llamativa… No sé muy bien lo que es, pero me parece cautivadora.

El lado B del disco está lleno de muy buenas canciones de pop, entretenidas y pegajosas. Pero es el final del disco el que es realmente magistral. Con Tomorrow Never Knows Lennon se toma la psicodelia muy en serio: Si bien en otras canciones del disco se toca el tema de las drogas y la locura que va ligada de forma tangencial, aquí el tipo intenta embestir el tema de frente y destilar un viaje de LSD en una canción de tres minutos. La canción lo tiene todo: Cítara, loops, y samples. Letras que invitan a explorar la existencia más allá de nuestra percepción… Pura psicodelia. Es realmente revolucionaria y su influencia nunca cesará. Por ejemplo, en The Golden Path de The Chemical Brothers, se siente bastante fuerte su influencia.

Parte del éxito del disco también se debe a su arte, el cual fue diseñado por Klaus Voormann, un artista amigo de la banda de sus días en Hamburgo. El artista propuso un foto-collage impactante que les haría ganar en 1966 el Grammy Award a la mejor carátula. Este arte representa una clara ruptura frente a sus carátulas anteriores, y traza el camino hacia las imágenes más coloridas y trippies del Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, el cual vendría menos de un año después.

En conclusión, si bien el Revolver es solo el quinto de mis discos favoritos de los Beatles en términos musicales (¡y eso que me encanta!), lo reconozco como un punto de quiebre fundamental en la transición entre los niños buenos que eran cuando empezaron su carrera, y los artistas innovadores en los que se convirtieron. Revolver es la maduración de una idea que germinó en el Rubber Soul, y que se presentaría con toda su fuerza en lo que sería a mi juicio el año más majestuoso en la carrera de los Beatles (1967), con producciones como Sgt. Pepper's y Magical Mistery Tour, dos de mi top 3 de los Beatles. ¡Revolver es ante los ojos de la historia un álbum verdaderamente visionario y revolucionario! Así que:

Feliz quincuagésimo aniversario!

1 comment

Leave a reply