So Alone • Cuadragésimo Aniversario

De guitarrista líder de los New York Dolls a solista, pasando por su obra maestra (con los Heartbreakers) 'L.A.M.F.', Johnny Thunders alcanza y pierde todo en una misma década, algo trágico y hermoso al mismo tiempo. Aunque murió perdido en la heroína hasta 1994, su visibilidad y coherencia musical, que habían empezado en 1973 con el debut de los Dolls, terminan con este debut solista, So Alone, una joya del rock que nadie conoce. Siempre tuvo amigos y socios del oficio acompañándolo en forma de banda, particularmente aquí cuando ya era un ícono, pero esta es la primera vez en que aparece solo su alias y parece ser su mejor trabajo.

Lado A. Guitarra arquetípica en el inicio con Pipeline: interesante versión de la banda de surf rock The Chantays. Luego tristeza pura en You Can't Put Your Arms Around A Memory. Gran logro de composición ayudado a inmortalizar por Duff McKagan en The Spaghetti Incident?. Temazo. Carisma a dos manos en Great Big Kiss: Su conversación 'rockanrrolera y cincuentera' a-lo-Grease (la película) y el saxofón, la hacen especial e irresistible. La calmada Ask Me No Questions revela un uso de guitarras interesantísimo y buen groove en bajo y batería. Con Leave me Alone reclama el demoledor hit punk rock 'Chatterbox' que había quedado en el catálogo de los Dolls y que aquí renombra para que quedase en un disco propio. Puro poder.

Lado B. Vuelve a viajar a los inicios del rock versionando a su manera alcoholizada al legendario compositor afroamericano Otis Blackwell con su Daddy Rollin' Stone: El piano y la armónica recrean muy bien la época pero la guitarra punkera de Johnny nos mantiene firmes en los años 70. London Boys es otro punto que merece atención aquí, pues es la respuesta que él había construido con sus Heartbreakers al tema New York de los Sex Pistols (Nevermind The Bollocks..., 1977), en la cual se burlaron de los Dolls: E incluye a los mismísimos Pistols, Steve Jones (guitarra) y Paul Cook (batería), para hacer esta conexión divertida, además de explícita porque recordemos que estamos hablando de exponentes clásicos del punk rock.

[She's So] Untouchable tiene otro saxofón que más grave y estridente que el anterior hacen la canción pesada, casi detestable, supongo que en la onda de la mujer a la que se refería. Con Subway Train vuelve a la era Dolls pero con las estrofas acústicas y la voz de Johnny que aunque nunca le llegaba a los talones a la de David Johansen en términos de fuerza y calidad, mas su encanto podrido terminaba por no tener que envidiarle nada. Cierre con el drunk blues de Downtown.

Cortes bonus de la reedición en CD del 92. Blues punk en Dead Or Alive, la provocativa Hurtin' (mi favorita), la "épica" y dramática So Alone, y finalmente la versión de la folkera y medio psicodélica The Wizard, original de la leyenda irlandesa T-Rex. Buen e inesperado cierre.

Guitarrero y cantado a morir, So Alone muestra los síntomas inequívocos de un gran inventor de canciones.

Aniversario!

 

Leave a reply