Soundsystem • Vigésimo Aniversario

De toda la camada del nuevo metal, 311 fueron los más prolíficos, inclusive más que Incubus. Se volvieron maestros fusionando estilos y además del funk metal primordial del que casi todos esos proyectos partieron, este quinteto de Nebraska logró acercarse a la onda reggae que exponían Sublime y No Doubt, que poco o nada tenía que ver con el metal. La línea que les permitió abarcar un espectro tan amplio fue el hip-hop, que se les facilita mucho a los estadounidenses.

Creo que no hay nada que la banda no viniera trabajando ya, pero el arte y el nombre del disco termina de llamar la atención de su audiencia sobre su intención de sonar latino, caribeño, africano. Pasando por la participación del inglés Hugh Padgham en la producción, quien fue nominado a Grammy a mejor álbum por su producción del Synchronicity de The Police en la primera mitad de los 80, y por la versión de Leaving Babylon, reggae original de Bad Brains, esta puede ser la entrega más sólida de 311, aunque se sabe que es una de esas bandas cuyo show en vivo sobrepasa de lejos a su discografía.

1999 fue un año muy confuso, el panorama estaba recargado de tendencias y las cosas estaban a punto de cambiar abruptamente, por esto no me extraña que la cuenta de sus mejores álbumes sea poco numerosa (no llegaré a revisar diez de ellos). Por esta razón y por la mezcla de reggae y rock sobre la que también compartí ayer, quería abrirle la puerta a Soundsystem pues de los mejores o no, es una pieza importante del sonido de ese año y del que perduró en el nuevo milenio.

Feliz aniversario!

Leave a reply