Sign in / Join

A Senile Animal • Décimo Aniversario

a-senile-animal

El diez de octubre de 2006 Melvins lanzó A Senile Animal, su décimo sexto disco y uno de los preferidos de (nosotros) los seguidores, pues contiene una dosis exacta de la banda. Esto radica en un trío de aspectos puntuales. Primero, es un disco de diez cortes y 41 minutos que va a la raíz del asunto rápidamente. Segundo, sus temas se sienten más accesibles que de costumbre, sin poner en riesgo su energía clásica. Esto denota que el equipo, y particularmente Buzz Osbourne, tuvo un momento de luz en cuanto a composición se refiere, pues sus temas son atractivos y en varios momentos, pegajosos.

Digamos que en un catálogo tan extenso y con tanto episodio experimental como el de esta banda, la contundencia se logra con la suma de varias cualidades como lo es la disciplina de lanzar (en promedio) un álbum al año durante tres décadas, pero no necesariamente por el efecto inmediato (o comercial) de sus canciones, que es precisamente lo que tiene A Senile Animal. Y bueno, como fan nunca podré omitir el aporte de Melvins a cada época, la de hace diez años en este caso, cuando se mandaron esta (otra) pieza clave para rockers y amigos del metal alternativo. Tercero, es bien conocido que este trabajo fue grabado con dos baterías, lo que indiscutiblemente juega a su favor en términos sónicos. Pero no solo es un detalle curioso, en realidad es un elemento muy efectivo. En el segundo set de tambores los ayudó Coady Willis, y en el bajo y voz Jarred Warren (ambos de Big Business) quienes hacen parte activa de la alineación desde entonces.

El inicio con Talking Horse (y su bizarro video), el agudo sentido del ritmo en Blood Witch; la hermosa Civilized Worm y cómo se va asomando de a pocos la doble batería; lo divertida que es A History Of Drunks; la agresiva Rat Faced Granny con su "What? NOTHING NEW"; la favorita de muchos The Hawk (en este punto las baterías están en lo fino!); You've Never Been Right; mi favorita A History Of Bad Men; en The Mechanical Bride vuelven al Melvins de antaño; y finalmente el cierre con A Vast Filthy Prison y su delicado sentido de lo heavy. Gran disco.

Feliz aniversario!

Batería a lo que marca. Una delicia.

 

Leave a reply