Sign in / Join

Colors • Décimo Aniversario

Hace diez años se lanzó Colors, una obra maestra del metal progresivo y el mejor de su género si me preguntan a mí.

Siendo su cuarto álbum, esta fue mi puerta de entrada a los estadounidenses Between de Buried and Me y en general al metal pesado de verdad. Y ¡oh entrada más gloriosa! Cuando empecé a oírlo no me gustaba la gutural y, aunque me gustaba el metal, no era un metal-head… Sin embargo, estaba buscando violencia y virtuosismo, y eso fue lo que recibí. ¡De calidad y en abundancia!

Luego del proceso inicial de adaptación a la voz y a la densidad de los constantes contrastes del álbum, terminé encontrando en él un refugio para expresar sentimientos que solo la música puede hacer emerger. El Colors es como una de esas relaciones de pareja tormentosas donde el esposo, tras 'darle en la jeta' a su mujer le ofrece un pañuelo y esta sin explicación racional entiende ese gesto como una muestra de cariño inigualable.

En varias ocasiones Between saca unas descargas sonoras llenas de violencia que desgarran al oyente y (francamente) lo vuelven mierda. Y cuando uno está a punto de claudicar, de decir “tal vez esto es demasiado pesado para mi”  y rendirse, justo en ese momento estos magos te transportan en un instante a un universo totalmente distinto, a una balada o a un pasaje sinfónico virtuoso, placentero, pacificador… En innumerables ocasiones el oyente se preguntará: “Pero, ¿cuándo y cómo putas llegué acá?” Y es este cambio constante, este baile entre “¡Ahhhhhh!” y “Uffffff…” el que compone la firma de este disco.

Between the Buried and Me circa 2007

Imposible decir cuál es mi canción favorita. La verdad es que la sola existencia de divisiones es un formalismo: El disco es un solo conjunto musical, único e indivisible. O lo aceptamos así como es, o nos ponemos en la tarea de identificar sus cien (o más) episodios, cada uno con potencial de ser una canción de metal por su propio mérito.

Entonces, supongo que mi predilecta sería la seguidilla Informal Gluttony, Sun of Nothing, Ants of the Sky y Prequel to the Sequel. Pero eso corresponde a 40 minutos (2/3 del disco) y además los cortes anteriores Foam Born Pt. A y B y después Viridian - White Walls son también maravillosos. Pero bueno, hagamos un esfuerzo: Si solo tiene 25 minutos para dedicarle a este disco, concéntrese en la dupla Sun of NothingAnts of the Sky.

Entre mis descargas sonoras favoritas quiero mencionar el voltaje que se presenta en Informal Gluttony (minuto 1:50): Desgarrador. Por el lado más calmado quiero resaltar la paz que en su momento evoca Sun of Nothing (minuto 6:45 al 8:50), la armonía de Ants of The Sky (minuto 1:10) y en general Viridian. Esta última por cierto, hace un tránsito estupendo para darle paso al rimbombante final con White Walls.

En general este trabajo no es fácil de asimilar, pero cuando uno encuentra el estado de ánimo adecuado para dedicarle la atención que se merece y se logra 'surfear' sus diferentes etapas, y con práctica (como con todo buen disco), ahí se da uno cuenta que el álbum es un sabor. ¡Es un sabor ni el hijueputa! Y no hay vuelta atrás…

Si a usted le gusta la música pesada y densa, si disfruta lo progresivo, si no le molesta la gutural (o está dispuesto a darle una oportunidad), y si no ha oído el Colors todavía… Hágase un favor: Consígase la mejor calidad de sonido que pueda y dispárese la cabeza con esta sublime descarga. Le cambiará la vida.

¡Feliz y colorido aniversario!

Leave a reply