G N' R Lies • Trigésimo Aniversario

Excelente capítulo para cerrar 1988, año abarrotado de música increíble a este lado del Atlántico. Tras el Appetite For Destrution, los Gunners no regresaron con un álbum normal, sino con un par de Eps unidos: el 'Live ?!*@ Like a Suicide' lanzado en 1986 cuando todavía no eran famosos, y el acústico GNR Lies. Al primero corresponden cuatro temas aparentemente grabados en vivo que muestran el poder crudo de la banda, en especial la batería de Steven Adler, que suena tan poderosa como la de John Bonham en Led ZeppelinNice Boys es original de los australianos Rose Tattoo y Mama Kin es original de los chicos malos de Boston, Aerosmith, bandas que los influenciaron y con los que compartían la misma alineación de cinco integrantes. Mi favorita es Move To the City, los vientos que acompañan la canción y el pegajoso coro. Junto con Reckless Life, son temas que traía a cuestas don Izzy Stradlin, el guitarrista rítmico fundador y principal compositor de la primera era de la banda. Muy buen material.

En Lies suenan cuatro famosos temas acústicos que muestran a los Guns en esa onda de balada hard rock típica de la California de esa época, claro que llevándolo un paso más allá. Éstos inician con el éxito Patience, siguiendo con la divertida I Used To Love Her, la versión acústica de You're Crazy, inicialmente incluida en el Appetite pero siendo ésta versión acústica muchísimo mejor y finalmente, la polémica One In A Million.

Como leí en esta reseña, la primera mitad muestra de dónde venían y la segunda para donde iban. De donde venían siempre apunta Indiana, de donde salieron Axl e Izzy, literalmente del campo de los Estados Unidos, donde la visión del mundo y las oportunidades continúan siendo muy limitadas (ni hablar en ésa época), espacio que los empuja a buscar un futuro en Los Ángeles, el cual quedó asegurado al poco tiempo por su exceso de talento. Además de en Move To the City, esta transición del campo a la ciudad se narra en la inmortal Welcome To the Jungle. Para donde iban es claramente a conquistar el mundo.

La espectacular voz de Axl implicaba que el tipo la mantuviera abierta, esto favoreció que terminara convirtiéndose en un bocón white trash insoportable, lo cual empezó justo aquí, con unas lamentables menciones a negros, maricas y extranjeros en One In A Million, quienes no se atravesarían en el camino de este chico blanco de ciudad pequeña buscando su futuro en la gran ciudad. Pero bueno, lo cierto es que la calidad de la música siempre superará la polémica, pues la segunda mitad del disco es irresistible. Ahora que volví a escucharlo, me llamó la atención el nivel Rolling Stones que van adquiriendo estos acústicos, especialmente al final de la mencionada canción.

En criterio estético y mensaje si eran bien limitados pero en todo caso, 1988 no habría sido lo mismo sin Guns N' Roses activos, porque estaban por convertirse en una de las bandas de rock más grandes de la historia, a punta de buenas canciones.

Feliz aniversario!

Leave a reply