The Immaculate Collection · Trigésimo Aniversario

Este ocre sobre azul cielo es una delicia... igual que los círculos azules sobre el cd.

Esta colección (en CD) dejó algunas de las primeras marcas que llevé del encuentro con la cultura popular cuando empecé a ser consciente de la música. Como recopila sus éxitos en los años 80, el disco es irresistible. Sería extraño que alguien no encontrara aquí, al menos una canción de su agrado. Según Wikipedia, es la recopilación de éxitos más vendida de la historia (de una artista solista). Pero más que su música, la cual no frecuento mucho (aunque si fui a verla a Medellín en 2012), lo más importante y lo que me lleva a incluir esta nota en este espacio que es sobre álbumes, es el aporte de Madonna a la agenda progresista universal.

Si ya había puesto de mal humor a mucha gente con el hit Like A Virgin, titular esto como La Inmaculada Colección, era seguir insistiendo en que no se iba a someter a la religión. Mucha gente se había enfrentado ya a la religión, pero no tantas mujeres desde lo más visible del mainstream. La industria del entretenimiento que montó se fundaba en esa provocación permanente y por eso se sentía todo el tiempo que estaba jugando con candela. Punto para ella. Luego, al revisar el arte, hay una muestra de una sesión de fotos que me impresionó mucho, estando este servidor en plena pubertad:

Además de romper con el look de rubia con el que se había hecho famosa, sale con el pelo corto en un baño de hombres... Por un lado, el atractivo (tal vez solo superado por la foto interna del librillo del álbum Que Me Parta Un Rayo de Christina y los Subterráneos, otra de mis tragas de esa edad), y por otro, la imagen es propositiva en términos de género. Todavía me encanta. En la materia, recordemos también uno de los versos de Vogue, tema con el que abrazó la cultura gay:

It makes no difference if you're black or white
If you're a boy or a girl
If the music's pumping it will give you life
You're a superstar. Yes, that's what you are, you know it

Dos cosas más antes de terminar: hace poco, en una discusión que casé en Twitter por decir que Rosalía vendía cultura española, pensé en qué otros artistas habían hecho esto antes y boom: Madonna. Más adelante volvería hacerlo usando la Tauromaquia como referencia, pero en este caso tenemos La Isla Bonita, que además del título y algunas frases en español, incluye una guitarra a-lo-flamenco y un vestido de bailadora andaluz en el videoclip. Es más un revuelto de cosas latinas inspirado por sus años en Nueva York que algo español, pero en todo caso ahí están mezclados en una propuesta multicultural, tal como acontece hoy en día con la mejor música popular. Otro punto para ella.

Por último, La Inmaculada Colección incluyó dos temas nuevos, entre ellos el hit single Justify My Love, escrito por Lenny Kravitz y una compositora llamada Ingrid Chávez, que según veo en Internet y corroboro en mi equipo de sonido, es un trip-hop. Si amigues, un trip-hop en 1990, es decir que mientras los pioneros de ese estilo empezaban sus andanzas en Bristol, Inglaterra, a este lado del Atlántico nuestra estimada heroína hacía lo propio. Más puntos para ella teniendo en cuenta que el videazo, cargado de elementos sexuales y LGTBI, fue censurado:

El video termina con la siguiente frase: Poor is the man whose pleasures depend on another man's permission. Bravo mujer. Todo esto es de común conocimiento, pero a veces se me olvida. Madonna es una artista, no solo por vender sino por proponer y aunque no tengo sus álbumes, fue un gusto haber crecido con ella en primera plana todo el tiempo. Además, si 1990 trajo mucha música y cambios interesantes, ella es una de las buenas razones, así que quería dejar el respectivo reconocimiento.

Feliz aniversario!