The Stooges • Quincuagésimo Aniversario

1969 está muy asociado con Woodstock y con el movimiento hippie, escenario efectivamente dominante en el momento y con el que por cierto, tengo un nivel considerable de identificación. Pero justo en esa luna de miel psicodélica el rock de garaje empieza a hacerse notar. Tras el estreno del gigante Kick Out The Jams de los MC5 al principo del año, Detroit golpea de nuevo y se establece como cuna de música popular con el debut de los Stooges, pues ambos discos son el inicio del punk como lo conocemos. (Alice Cooper también acaba de aparecer en escena, pero su debut Pretties For You no se desmarca lo suficiente del sonido predominante).

Supongo que con Hendrix y Santana haciendo chillar esas guitarras de esa forma, y con Pete Townsend volando de esa forma en vivo, entre otros desempeños sobresalientes de la época, solo era cuestión de tiempo para que algo como esto se gestara. Y la guitarra en Stooges es muy importante, a cargo del fundador Ron Asheton (Q.E.P.D.), mezclando wah-wah y distorsión en un nuevo estilo. Y tras el inicio en esa onda, la voz del abuelo del punk:

Well it's 1969 okay
All across the USA
It's another year
For me and you
Another year
With nothing to do

Aunque sea con la desprevención y con la limitada capacidad poética de esta banda de barrio, gran acierto empezar cantándole a 1969. Así, es fácil darle un nuevo significado al sonido de ese año y ubicar estas canciones hoy en día, en listas de reproducción como la de Once Upon A Time In... Hollywood, junto a todo ese poco de música que sonará "sesentera" para siempre. Y sin posibilidades de evadir una mención a I Wanna Be Your Dog, tanto por su gigante influencia como por lo poco sesentera que suena, unámonos en aplausos a esta inmortal pieza que nunca estalla pero que es la rudeza en pasta. Ah cosa maravillosa.

We Will Fall es un interesante cierre de lado A que revela que no están disgustados con algunas de las convenciones de la psicodelia, ya sea aquel sonido oriental permanente o los 10 minutos de duración. Hace un mes vi un trino reclamando que dejaran de ignorar este tema, así que aquí dejo este breve comentario.

En No Fun hay una notable influencia de los Stones, algo usual en el punk rock. Los aplausos completando el espacio que deja la sencilla batería permiten que todas las cuerdas, incluidas las vocales, se destaquen. Sobre todo el punteo. Controlado. No muy lejano a Keef, pero si profundizando en el veneno que hay en los punteos del punk primigenio. En Real Cool Time contradicen el mensaje de No Fun, pero la hipnotizada que logran con el bajo y los efectos de la guitarra te hacen perdonarlo todo.

Creo que en Ann que se van un poco hacia la energía de sus compañeros de sello disquero, The Doors. Y lo entiendo porque eran un referente muy fuerte en en términos de energía sónica y de provocación de la audiencia en vivo. Lástima que no se ponga más pesada. Not Right enfatiza otra vez en el sabroso sonido del álbum, el cual pareciera volver a comenzar con la última canción Little Doll, muy parecida a 1969. Tal vez demasiado.

Entonces, esto es más acerca de lo novedoso del concepto que del disco mismo. Toda esta propuesta saldría realmente fortalecida como álbum en el Fun House de 1970, pero en todo caso The Stooges es donde se muestra el truco por primera vez. Un sonido medio anacrónico que pareciera no tener antecedentes directos y no corresponder a 1969. Paralelamente, sigue sonando fresco y sigue reclamando la paternidad del punk.

Feliz aniversario!

Estos montajes de audio del disco con algunos clips de la época es lo mejor que conseguí...

Leave a reply