Sobre: VICE

Calificación7
Sólida, destacada en actuaciones, firme en el propósito de indignarte y con el valor agregado de volver sobre eventos ampliamente abordados, pero enfocándose en ese poderoso elemento que había pasado desapercibido, VICE aguanta.
7

Empezando esta conclusión no estoy pensando en la antecesora The Big Short pues no me la vi, sino en Spotlight de 2015, identificando como lugar común con VICE, que en este tipo de películas periodísticas, biográficas, históricas y basadas en hechos reales, lo que celebro es el trabajo de investigación y de reivindicación en este mundo donde la justicia llega décadas después.

Tal vez no tengo porqué calificar estas películas con otro estándar a las otras historias de ficción, pues todos hacen un gran esfuerzo por mantenerte enganchado como espectador con los mismos elementos, ya sea la edición, fundamental para no sucumbir ante una narración larga y llena de información como esta, o con las actuaciones, una de las grandes apuestas del realizador Adam McKay. Sin embargo, me saben a documental durante y después de verlas. Y tal vez por su duración, en este caso específico me pregunto si no habría funcionado mejor como una serie de cuatro episodios de 45 minutos, o algo así...

En fin. Que lo anterior evite que sea una de mis favoritas no quiere decir que VICE no sea un gran logro, sobre todo en una época donde las ideas en la industria no es que fluyan con mucha intensidad que digamos. No. Es un película sólida y profesional, firme en el propósito de indignarte como lo hace cualquier teoría conspirativa que te recuerda que solo somos peones en el juego de gente poderosa, con el valor agregado de volver sobre eventos ampliamente abordados, pero enfocándose en ese determinante sujeto que había pasado medio desapercibido.

Recomendada.

Leave a reply